Page 26 - TESLA17
P. 26

PUBLIRREPORTAJE
Los incendios en edificios industriales agroalimentarios y la protección pasiva contra el fuego
Ramón San Miguel Coca. Director Técnico de Promat Ibérica, S.A.
En tiempos recientes hemos podido observar cómo los incendios en edificios relacionados con la industria agroalimentaria han aumentado dramáticamente. Los incendios de Campofrío en burgos, de la nave en remodelación de Freiremar en Vigo, de varias naves industriales en dos incendios en Alcalá de Henares, y el de la aceitera Ybarra en dos Hermanas, todos afortu-
nadamente sin víctimas han sido noticia en los últimos años. No obstante la feliz ausencia de víctimas, estos incendios no dejan de tener sus consecuencias: cese de actividad, pérdida de mercado, trabajadores en el paro... consecuencias dramáticas para mucha gente, por lo que la seguridad contra incendios debe ser una prioridad para la industria agroalimentaria y en general para cualquier industria.
Los riesgos de incendio en este tipo de industrias pueden llegar a ser muy eleva- dos, debido a los procesos que se llevan a cabo, las materias primas y productos que se manejan, las energías que se utilizan, los aislamientos que se aplican, etc. Disponer por tanto de una buena protección contra incendios es una necesidad vital, y eso inclu- ye tanto protecciones activas como pasivas, además de formación, planes de autopro- tección y otras medidas.
En España disponemos de una reglamen- tación de mínimos que aplica a los edificios industriales: el RSCIEI (Reglamento de Segu- ridad Contra Incendios en Establecimientos Industriales), publicado en 2004. Esta nor- ma tiene por objeto:
“...establecer y definir los requisitos que deben satisfacer y las condiciones que de- ben cumplir los establecimientos e instala- ciones de uso industrial para su seguridad en caso de incendio, para prevenir su apa- rición y para dar la respuesta adecuada, en caso de producirse, limitar su propagación y posibilitar su extinción, con el fin de anular o reducir los daños o pérdidas que el incendio pueda producir a personas o bienes.”
Esta norma, en su texto incluía un campo de aplicación retroactivo: además de a las empresas nuevas, también era de aplicación a establecimientos ya construidos que por su riesgo necesitasen tomar medidas. Des- graciadamente, esto no se ha llevado a cabo y, a día de hoy, nos encontramos en nuestro trabajo diario edificios industriales que sólo se adaptan al RSCIEI si realizan obras y ne- cesitan una licencia de apertura.
Este Reglamento se ha quedado bastante anticuado al implementarse los requisitos europeos a los productos de construcción. A pesar de la publicación hace ya varios años de una Guía de Aplicación, desgra- ciadamente sin carácter reglamentario y, por tanto sin obligatoriedad, se precisa de una actualización de manera urgente del Reglamento que según nos han informado ya ha comenzado a realizarse. No obstante, en su momento, su aparición representó un importante hito en el sector de la seguridad
contra incendios, y fue especialmente im- portante para potenciar la protección pasiva en la industria en general, en aquel enton- ces más desconocida y menos aplicada que hoy en día en este sector.
Una pregunta que cabe plantearse es si en determinadas industrias es suficiente con cumplir el mínimo normativo para garanti- zar que se cumplen los objetivos de segu- ridad contra incendios. Nadie sabe mejor cuánto cuesta un incendio que aquel que lo ha sufrido en sus propias carnes. Aun así, por suerte, la mayoría de las empresas no lo han sufrido y creen que eso es algo que sólo les sucede a los demás. Gran error. Y aquí entran en la ecuación las compañías de seguros, un agente clave cuando hablamos de ir más allá de la norma y de convencer a los propietarios de la importancia de la seguridad contra incendios. Deben jugar un importante papel dado que sus evaluacio- nes de riesgos pueden establecer una “ra- diografía” del estado en materia de seguri- dad contra incendios del establecimiento, y pueden proponer medidas correctivas para disminuir los riesgos que además conlleva- rán un importante ahorro en la prima del seguro.
La implementación de medidas de protec- ción pasiva, sean exigibles (y actualmente la mayoría lo son, en mayor o menor grado) o complementarias, van a ayudar a las medi- das tomadas de protección activa, en una sinergia que puede potenciar la seguridad.
Hay algunos aspectos de seguridad con- tra incendios en las industrias que hay que contemplar siempre:
1. La propagación a otros edificios e
industrias colindantes. Limitar esa propagación debe ser prioritario. La des- trucción de siete de las nueve naves que ardieron en junio de 2016 en un polígono industrial de Alcalá de Henares se debió precisamente a la rápida propagación de las llamas desde la nave donde se inició, y sólo se detuvo cuando los bomberos lograron confinar el incendio. Para evitar esta propagación rápida deben poner- se barreras adecuadas: medianerías re-
sistentes al fuego, tal y como marca la normativa, o añadir a un cerramiento no resistente trasdosados que cumplan con ese requisito, y franjas en los encuentros de esas medianerías con elementos no resistentes, como las cubiertas. Estos sis- temas pueden hacerse con sistemas de placas de silicato PROMATECT®, idóneas en lo que respecta a compartimentación.
2. El tratamiento de las instalaciones. Sellar los pasos de cables a través de elementos de sectorización es una prác- tica habitual, pero tratar los cables eléc- tricos con “cortafuegos” para evitar la propagación dentro de una misma área, o proteger los cables en todo su recorri- do para evitar que puedan iniciar un in- cendio o mantengan corriente eléctrica ya lo es menos. PROMAT IBERICA, S.A. puede proporcionar soluciones seguras en ambos casos, desde sistemas de se- llado con revestimientos, morteros, al- mohadillas o kits PROMASTOP®, hasta protecciones de cables con ductos de placas PROMATECT®.
3. La protección estructural. Si la estruc- tura falla, el edificio colapsa, agravando los daños y, sobre todo, pudiendo causar víctimas entre los miembros de los servi- cios de extinción que estén combatiendo el fuego. Dicha protección es bastante común en edificación general, especial- mente si se trata de estructura metálica, y además es sencilla de proporcionar me- diante pinturas intumescentes, morteros especiales o placas resistentes, pero mu- chos edificios industriales aún carecen de una mínima protección en pilares y cerchas, y cuanto más antiguos, menos aún. Para realizar estas protecciones existen numerosos sistemas. PROMAT IBERICA pone en el mercado morteros de protección como el IGNIPLASTER® o la famila PROMASPRAY®, las nuevas placas PROMATECT®-XS, y, sobre todo, las pin- turas intumescentes PROMAPAINT®-SC3 y SC4 capaces de aportar hasta 120’ de protección con un acabado altamente estético, y para las naves con estructuras
















































































   24   25   26   27   28