Page 27 - TESLA17
P. 27

PUBLIRREPORTAJE
de madera, el PROMADUR®, pintura intu-
mescente transparente.
4. El control de humos. Es notorio y cono-
cido que el humo es la causa de la mayor cantidad de víctimas en los incendios. Su control es fundamental cuando el incen- dio se produce. El sistema de extracción o control de humos debe ser prioritario especialmente en aquellas industrias en la que dichos humos puedan ser aún más peligrosos por el tipo de combustible que pueden tener. Existen sistemas de control de humos tanto mediante eliminación natural (exutorios, cortinas parahumos) como si es forzada (ventiladores y con- ductos resistentes al fuego), y su implan- tación debe ser considerada. Los sistemas de conductos PROMATECT®-AD ayudan a mantener controlados los humos y evitar la propagación del fuego.
Otros elementos de protección pasiva pue- den aportar además otras ventajas. Algunos ejemplos incluyen los vidrios resistentes al fue- go PROMAGLAS® y Promat SYSTEMGLAS®, que no sólo mantienen la compartimentación de un elemento separador, sino que aportan la posibilidad de poder ver lo que ocurre en las plantas de producción desde las oficinas u otras áreas de control. O morteros de fibras especiales, que pueden además añadir ais- lamiento térmico sin que se vean afectados por el fuego como puede ocurrir con los po- liuretanos que aíslan cubiertas, entreplantas, equipos y fachadas, que aúnan el riesgo de incendio con la toxicidad de los gases que li- beran... el mortero PROMASPRAY®-T aporta una reacción al fuego A1 ademas de dar un excelente aislamiento.
La protección pasiva aporta, como pue- de verse, muchas soluciones para que las compañías de seguros, o los propietarios, decidan acometer un proceso de aumento de la seguridad. Hay algunos casos muy cla- ros, fuera del sector agroalimentario: algu- nas compañías eléctricas, tras varios incen- dios, decidieron por su cuenta y mejorando lo exigible, acometer un programa integral de mejora de sus subestaciones mediante el empleo de esas técnicas de protección pasi- va, lo que ha disminuido a niveles muy bajos los incendios y sus efectos.
Pero atención: cuando hablamos de ins- talar medidas de protección pasiva debe obrarse con cautela. Debe confiarse en pro- fesionales capaces de realizar instalaciones que no mermen la eficacia de la protección. Debe confiarse en productos y sistemas fiables, correctamente ensayados y con la documentación correspondiente. Desgra- ciadamente, mientras que los profesionales de la protección activa tienen una regula- ción (el RIPCI, Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios, del que ac- tualmente se espera una nueva versión), no ocurre lo mismo con la protección pasiva a nivel nacional, y sólo en las Islas Canarias (a través del Cabildo) y Cataluña (bomberos de la Generalitat) han comprendido esta necesi-
dad y han implantado requisitos al respecto. Mientras no tengamos esa reglamentación sólo queda aumentar las medidas de control de calidad en las obras, para evitar errores o defectos de instalación, algo de lo que tam- bién existe hoy en día una notable carencia.
En resumen, un conjunto de medidas para disminuir los incendios en establecimientos industriales agroalimentarios pasaría por:
– Una reglamentación puesta al día, que
contemple medidas más severas en casos
de riesgos más altos
– Una formación continua en protección
pasiva a las compañías de seguros, con las asociaciones de dicho sector liderando esa formación, para que puedan informar y recomendar medidas a sus asegurados.
– Concienciación de las empresas industria- les agroalimentarias de la importancia de la seguridad contra el fuego en todos los aspectos. Aunque muchas, sobre todo las más grandes ya lo hacen, en estos tiem- pos de crisis las medianas y pequeñas empresas se lo piensan más a la hora de invertir en algo tan poco tangible como la seguridad.
– Aumento del control de calidad en las obras. Que se instale lo que se oferta, y
que esa instalación se realice correcta y
responsablemente.
– Uso de productos reconocidos y sistemas
perfectamente documentados de manera reglamentaria, con plenas garantías para el usuario final.
– Trabajar con Instaladores profesionales, formados, responsables y con los equipos adecuados para realizar su trabajo, que los tenemos en este país, y además son muy competentes.
PROMAT IBERICA S.A. es una compa- ñía con más de 25 años en el sector de la protección contra Incendios y dispone para cada proyecto de la gama más alta de productos fiables y sistemas idóneos para cubrir cualquier necesidad. Participa acti- vamente en la formación de profesionales tanto en prescripción, como en técnicos de seguridad y mantenimiento y los propios instaladores. Colabora además con una se- rie de compañías de instalación, profesio- nales de la protección pasiva, de alto nivel. Finalmente está en contacto con asociacio- nes, bomberos y administraciones aportan- do su experiencia para la elaboración de normativas y asesorando en sistemas de protección.












































































   25   26   27   28   29