Page 55 - TESLA17
P. 55

Más de 200 mujeres de zonas rurales de Nicaragua y Perú se han formado como lideresas para participar en espacios comunitarios.
Ongawa, gracias a apoyo de sus socios y colaboradores, ha mejorado el acceso a agua de más de 500.000 personas.
desarrollo es un proceso que sólo tiene sentido si no se pierde nunca de vista el objetivo esencial de lograr cambios reales en la vida de las personas, y se cuenta con su participación en todas las fases del proceso para asegurar la viabilidad y la eficacia de las soluciones planteadas. Sistematizar los aprendiza- jes que generamos a través de nuestras intervenciones nos permite ser cada vez más eficaces, y también compartir lo que aprendemos con el resto de acto- res de desarrollo nacionales e interna- cionales.
El camino es largo y los retos enor- mes. La agenda 2030, aprobada por Naciones Unidas en 2015, recoge los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que deben marcar las prioridades de países, universidades, empresas y ONG para que el mundo en esa fecha ofrezca un aspecto mucho más justo y sostenible que el actual. Entre esos objetivos es- tán la mitigación del cambio climático y el acceso universal a servicios básicos como el agua, el saneamiento o la ener- gía, y estamos muy lejos de alcanzarlos: 2.100 millones de personas todavía no tienen agua segura y 4.500 millones si- guen esperando su turno para disponer de saneamiento adecuado.
Para que los compromisos interna- cionales sean algo más que buenas pa- labras es necesario que los ciudadanos exijamos su cumplimiento y demande- mos políticas y acciones concretas. On- gawa forma parte de redes nacionales e internacionales de sociedad civil que presionan en esa dirección, y ofrecemos a la ciudadanía espacios y canales para que se movilice. Queremos que las de- mandas de sostenibilidad y justicia ocu- pen las conversaciones en las casas, en la calle y en las redes sociales, en los consejos de ministros y en los foros glo- bales. El único motor que funciona para lograr cambios son las personas, y esa es nuestra fuerza.
Por eso llamamos a todos los ingenie- ros industriales a hacerse socios de On- gawa y con su conocimiento y energía contribuir a que gracias a la tecnología el mundo sea un lugar mejor.
a las personas vulnerables a ejercer sus derechos. En Perú, por ejemplo, miles de habitantes de las zonas rurales –las más pobres de un país cuyo crecimien- to económico excluye todavía a buena parte de su población– han mejorado su acceso a servicios básicos como la sa- lud o la educación gracias al programa Willay, que Ongawa ha ejecutado desde 2007 para aplicar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) a la lucha contra la pobreza rural. En Mo- zambique o en Tanzania las herramien- tas TIC nos permiten disponer de infor- mación actualizada sobre la situación de
las fuentes y los recursos de agua, tanto en cantidad como en calidad, facilitan- do la gestión del servicio por parte de las administraciones locales y de los comités comunitarios, y mejorando la situación del derecho al agua en zonas alejadas de los centros urbanos.
La innovación y el conocimiento for- man parte de nuestro ADN desde siem- pre. Colaboramos con universidades y centros de investigación explorando nuevas soluciones a problemas relacio- nados con el acceso a servicios básicos o la adaptación al cambio climático. Para Ongawa, la innovación para el
DE INTEREVIÉSTASTESLA
PRIMAVERA 2018 • tesla 57
























































































   53   54   55   56   57