Page 66 - TESLA17
P. 66

AcTuALIdAd INgENIERoS INduSTRIALES
Dos imágenes de la promoción 111.
Para que los que no vivimos esas fechas, unas pin- celadas bastan para poner en situación de lo que supuso en términos de desarrollo para España la dé- cada de los 60, en cuya recta final ingresasteis en el apasionante mundo de la Industria. Supuso multi- plicar por ocho la producción de automóviles –hoy somos una potencia mundial en el sector gracias en parte a aquellos desarrollos–; por dos el número de teléfonos; por 14 los televisores; por cinco las lavado- ras; y por 25 los frigoríficos. Cuando hoy hablamos de crecimientos espectaculares en la productividad de la industria fruto de la digitalización, no pode- mos olvidarnos que, si nos fijamos en el consumo de productos industriales, en la década en la que os incorporasteis al mercado laboral, se multiplicó en España la producción de acero por cuatro, y la de cemento o la gasolina por tres.
Por eso, es mucho lo que las personas que hoy participamos del mercado de trabajo en una eco- nomía fuerte en un país altamente desarrollado, de- bemos a vuestra generación. Sois la generación que gracias al desarrollo industrial no sólo participasteis de, sino que hicisteis posible, el desarrollo econó- mico, político y social que permitió la transición en nuestro país.
Pero, volvamos a 1968. Hace 50 años, precisa- mente el año que la Organización de las Naciones Unidas declaraba como Año Internacional de los De- rechos Humanos, una organización armada nacida en 1959, ETA, asesinaba a tiros al guardia civil José Pardines al identificar a dos jóvenes que iban en un coche, convirtiéndose así en la primera víctima mor- tal de una larga lista próxima al millar de personas. Ojalá 2018 pueda convertirse, finalmente, en el año de su disolución definitiva.
Sin embargo, quedémonos con lo mejor. Con un grupo de jóvenes ingenieros industriales rebosantes de ganas de cambiar el mundo y, que en la época del Spain is di- fferent consiguieron demostrar que, más allá de una po- tencia turística, España podía y debía convertirse en una potencia industrial y tecnológica, haciendo ver al mundo, que Europa no empezaba en los Pirineos.
Comencé con Cicerón, y quiero terminar por un ma- temático, físico y filósofo francés Blaise Pascal “He hecho esta carta más larga de lo usual porque no tengo tiempo para hacer una más corta.“ No quiero, pues, extender- me ya más. Hoy es vuestro día, y el de vuestras familias, que tanto os han apoyado durante vuestra vida profesio- nal. Podéis sentiros muy orgullosos de vosotros mismos, porque sin vuestra contribución al desarrollo industrial, este país sería otro muy diferente. Sois un ejemplo para todos nosotros y para cuantos vengan detrás.
En nombre de la Junta de Gobierno y de los colegiados, muchas felicidades por vuestra trayectoria y admirable esfuerzo”.
acercaba a sus primeros 20 años de vida, D. Maria- no del Fresno M. de Baroja. Por aquel entonces erais unos 2.500 los ingenieros industriales colegiados en el COIIM. Hoy, 50 años más tarde, somos casi 10.000 y, quiero aprovechar la ocasión para agradeceros en nombre de todas y cada una de esas diez mil personas que conforman el Colegio, vuestro esfuerzo y dedica- ción al desarrollo de la Institución, de la Ingeniería In- dustrial, y de nuestro país.
1968 fue posiblemente un año que conmocionó al mundo; en París los estudiantes se rebelaban en el mes de mayo en lo que, después se denominó, Mayo del 68. Mientras, España estaba centrada en cerrar la bre- cha que nos separaba de los países de nuestro entor- no, haciendo de los Planes de Desarrollo, con Gregorio López Bravo al frente de la cartera de Industria, bajo la supervisión de Laureano López Rodó, el motor de nuestro crecimiento. Un motor de los que, muchos de los que estáis hoy aquí con nosotros, erais la gasolina que lo alimentaba.
68 tesla • PRIMAVERA 2018
























































































   64   65   66   67   68